Ambito 4
El gran escaparate (1945-1980)

El legado de la Segunda Guerra Mundial es un mundo dividido en dos grandes bloques económicos: el capitalismo y el socialismo. Los países con libre comercio siguen el modelo norteamericano que hasta en cuestiones de moda supera la consagrada Francia. Los Estados Unidos exportan cine, música, arquitectura y, sobretodo, un nuevo concepto de sociedad basada en el consumo.

La mujer es la gran compradora potencial y, por lo tanto, la destinataria de los anuncios de miles de perfumes que surgen durante los años 60 y 70.

El Pop Art retrata muy bien la avidez de bienes materiales de esta nueva “sociedad del bienestar". La imagen y la televisión esparcen modas e ideas de una manera extremadamente eficaz. Los nombres, eslóganes, formas y colores de los perfumes pasan a ser conocidos por casi toda la población: fragancias glamorosas, esencias juveniles, perfumes masculinos, todos ellos forman parte ahora del universo cotidiano de los medios de comunicación.