Esencias o aceites esenciales: pueden ser naturales o sintéticos. Estas esencias se convierten en notas, es decir, en olores aptos para la creación de perfumes cuando se disuelven en alcohol de diferente graduación.

Las esencias de origen natural se obtienen de frutas, flores, raíces, líquenes, maderas o sustancias animales por diferentes procesos, entre los cuales destaca el de la destilación. Existen unas 250 materias naturales que por diferentes sistemas de obtención y tratamiento proporcionan miles de olores distintos.

En el caso de las esencias sintéticas, hay más de 7.000 notas disponibles para la composición de perfumes.