Arquitectos de la belleza, los diseñadores imaginan los frascos que visten de imaginario o de deseo nuestros perfumes preferidos.